Si bien es cierto antes del COVID19 el sector de franquicias venía creciendo a un ritmo constante anual de 20% en el país con más de 2,800 locales comerciales y generando más de 30,000 puestos de trabajo; el impacto de la pandemia COVID19 ha ocasionado que el sector solo crezca 4% en el 2020; ocasionando a si mismo que muchas franquicias quiebren o cierran temporalmente sus operaciones. Se estima que por el rebote económico nacional en este 2021 el sector crezca en 8 % para luego en 3 años más recuperar su ritmo normal de crecimiento anual de 20%.

Históricamente el 65% de franquicias en el país han estado vinculadas al sector gastronómico el cual han reducido considerablemente su facturación a casi el 50%; por lo cual han tenido que reinventarse muchas de ellas han tenido que convertirse en Dark Kitchen (cocinas ocultas) por las limitaciones de reducción de aforo en sus respectivos locales y por lo tanto han tenido que priorizar la venta por delivery y el pick up (recojo) de pedidos.

Lamentablemente las limitaciones del gobierno por la crisis sanitaria de la segunda ola del COVID19 y el toque de queda que impide un segundo turno de operación al día; ha ocasionado que el consumo de los negocios gastronómicos se vea reducido en 50% y adicionalmente solo pueden operar con un aforo de 50% ; en conclusión los restaurantes tienen que sobrevivir con el 25% de su facturación, lo que va generar que más negocios terminen cerrando o quebrando.

En esta caótica coyuntura hay una luz en el túnel que son las franquicias digitales que gracias a las bondades de la transformación digital y la nube de internet generan una relación de mayor horizontalidad entre franquiciante/franquiciado en base a una comunicación más abierta e interacción permanente sumando la opinión constante de los proveedores y clientes. Estas franquicias digitales han comenzado a surgir en gran escala apoyadas por las cocinas ocultas y las aplicaciones celulares de reparto. El 2020 ha ocasionado un nuevo comportamiento del consumidor en la sociedad peruana logrando que una gran población prefiera marcas netamente digitales y vivir la experiencia culinaria desde casa.Como país emprendedor solo nos queda aplicar este modelo de Franquicias Digitales para seguir germinando marcas locales con expansión nacional e internacional.

 El futuro de las franquicias tanto gastronómicas como en los diversos rubros empresariales será de migrar hacia formatos más pequeños; buscando reducir costos para optimizar ganancias a pesar de las limitaciones y poder mantener la expansión de sus marcas con franquicias de bajo costo o microfranquicias tanto en la capital; como en provincias; brindándole al emprendedor inversionista una oportunidad de inversión más accesible y con menos tiempo de recuperación.

Dos años antes del COVID19 el número de franquicias peruanas habían superado al número de franquicias extranjeras, esta diferencia se proyecta a ser mayor; ya que muchos peruanos que quedaron sin empleo; han tenido que emprender sus propios negocios con sus respectivas marcas; las cuales en el corto plazo se convertirán en franquicias nacionales en expansión.

El futuro de las franquicias Post COVID19 es hoy; lo más pronto deberán tomar decisiones de austeridad; digitalizarse, achicarse y seguir expandiéndose con negocios de bajo costo para tratar de maximizar las ya reducidas ganancias y sostenerse en el tiempo con paciencia hasta poder ir retomando la anterior normalidad del sector.

Guillermo Quintana

Director Expansion Franquicia

gquintana@expansionfranquicia.com

Whatsapp : (+51)968680849